02 mayo 2012

Puente de mayo


revelada_64 copia

Este fin de semana pasado tuve la suerte de poder disfrutar el puente de primero de mayo, lo que quiere decir que aprovechamos cuatro días  estupendos en compañía de un grupo de amigos que vinieron de Madrid.
Y el tiempo transcurrió en dar paseos, ricas comidas, partidas de mus, conversaciones, fotos, risas.... el buen tiempo se alió con nosotros y nos dio un respiro. Las lluvias cesaron y el sol por fin  apareció!.... 
.....y disfrutamos como niños!!


FB Vintage Frame 22

collage.2jpg

Playa de la Griega ( Colunga ) Asturias
revelada_64

Hoy me despido con un relato de Jorge Bucay..... estoy segura os hará pensar.

LA TIENDA DE LA VERDAD 

Un hombre paseaba por aquellas pequeñas callecitas de la ciudad provinciana. Tenía tiempo y por eso se detenía algunos instantes delante de cada escaparate, delante de cada tienda, en cada plaza. 
Al torcer una esquina se encontró de pronto frente a un modesto local cuya marquesina estaba en blanco. Intrigado, se acercó a la vidriera y arrimó la cara al cristal para poder mirar dentro del oscuro escaparate....En el interior solamente se veía un atril que sostenía un cartelito escrito a mano que anunciaba:
          Tienda de la verdad
El hombre estaba sorprendido. Pensó que era un nombre de fantasía, pero no pudo imaginar lo que vendían.
Entró.
Se acercó a la señorita que estaba en el primer mostrador y preguntó:
-Perdón, ¿esta es la tienda de la verdad?
-Si, señor. ¿Qué tipo de verdad está buscando? ¿Verdad parcial, verdad relativa, verdad estadística, verdad completa?
Así que allí vendían verdad. Nunca se había imaginado que aquello era posible. Llegar a un lugar y llevarse la verdad era.....maravilloso.
-Verdad completa- contestó sin dudarlo.
"Estoy tan cansado de mentiras y falsificaciones", pensó.
"No quiero más generalizaciones ni justificaciones, engaños, ni fraudes".
-¡Verdad plena!- ratificó.
-Bien, señor. Sígame.
La señorita acompaño al cliente a otro sector y señalando a un vendedor de rostro adusto, le dijo:
-El señor le atenderá.
El vendedor se acercó y esperó que el hombre hablara.
-Vengo a comprar verdad completa.
-Ajá. Perdone, pero...¿el señor sabe el precio?
-No. ¿Cual es?- contestó rutinariamente. En realidad, él sabía que estaba dispuesto a pagar lo que fuera por toda la verdad.
-Si usted se la lleva -dijo el vendedor- el precio es que nunca más volverá a estar en paz.
Un escalofrío recorrió la espalda del hombre. Nunca se había imaginado que el precio fuera tan alto.
-Gra.....gracias....Disculpe....-balbuceó.
Dio la vuelta y salió de la tienda mirando al suelo.
Se sintió un poco triste al darse cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que aún necesitaba algunas mentiras en las que encontrar descanso, algunos mitos e idealizaciones en los que refugiarse, algunas justificaciones para no tener que enfrentarse consigo mismo.......
"Quizá más adelante", pensó.


6 comentarios:

Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen dijo...

Tercer comentario, aunque no lo parezca. Me encantan las fotos, son preciosas. Mis favoritas, la del barco y la de los zapatos. Pero lo más precioso de todo el alma de la fotógrafa que las hizo. Gracias por estos instantes de felicidad. Besos.

orange/chocolate dijo...

Qué alegría transmiten tus imágenes, Montse. Veo que hasta hubo quién probó la temperatura del mar.
Este cuento de Bucay no lo conocía. Me ha gustado y mucho. Gracias por compartirlo. Besos

Ángel dijo...

Ésta historia se comienzan a fraguar en el año 1979, desde entonces hasta hoy han sido mucho años de encuentros y convivencia, con el tiempo se han ido incorporando los conyuges y posteriormente los hijos,.........
es la VIDA.

Ana Guisado dijo...

Las fotos maravillosas como siempre Montse, se intuye una gran amistad! Y el relato me ha encantado, tengo un par de libros de Bucay pero no lo conocía. Un besazo!

montse cf dijo...

Gracias por vuestra visita!!!
Abrazos para todos!!