16 octubre 2012

País de las cucharas largas

blog

Aquel hombre había viajado mucho. A lo largo de su vida, había visitado cientos de países reales e imaginarios....
Uno de los viajes que más recordaba era su corta visita al País de las Cucharas Largas. Había llegado a la frontera por casualidad: en el camino a  Uvilandia a Paraís, había un pequeño desvío hacia el mencionado país. Como le gustaba explorar, tomó ese camino. La sinuosa carretera terminaba en un enorme casa aislada. Al acercarse, notó que la mansión parecía dividida en dos pabellones: una ala oeste y un ala este. Aparcó su automóvil y se acercó a la casa. En la puerta, un cartel anunciaba:

    PAÍS DE LAS CUCHARAS LARGAS

El hombre avanzó por el pasillo y el azar le hizo girar primero a la derecha. Un nuevo corredor de unos cincuenta metros de largo terminaba en un enorme puerta. Nada más dar los primeros pasos, empezó a escuchar los quejidos que provenían de la habitación negra.
Por un momento, las exclamaciones de dolor y sufrimiento le hicieron dudar, pero decidió seguir adelante. Llegó a la puerta, la abrió y entró.
Sentados en torno a una enorme mesa había cientos de personas. En el centro de la mesa se veían los manjares más exquisitos que cualquiera pudiera imaginar y, aunque todos tenían una cuchara con la que alcanzaban el plato central, ¡se estaban muriendo de hambre!!  El motivo era que las cucharas eran el doble de largas que sus brazos y estaban fijadas a sus manos. De ese modo, todos podían servirse, pero nadie podía llevarse el alimento a la boca.
La situación era tan desesperada y los gritos tan desgarradores, que el hombre dio media vuelta y salió huyendo.
Volvió a la sala central y tomó el pasillo de la izquierda, que conducía a la habitación blanca. Un corredor exactamente igual que el anterior terminaba en una puerta similar. La única diferencia era que, por el camino, no se oían quejidos ni lamentos. Al llegar a la puerta, el explorador giró el picaporte y entró en la habitación.
Cientos de personas se hallaban también sentadas en torno a un mesa igual a la de la habitación negra. También en el centro se veían manjares exquisitos, y todas las personas llevaban una larga cuchara fija a su mano.
Pero allí nadie se quejaba ni lamentaba. Nadie se moría de hambre porque ¡todos se daban de comer los unos a los otros!

Jorge Bucay

blog
blog

8 comentarios:

orange/chocolate dijo...

Un cuento que nos enseña mucho. Gracias por compartirlo, Montse.
Veo una orquídea blanca en el interior de una de las botellas?
Besos

montse cf dijo...

Angels, dentro de las botellas hay una rosa y hortensias blancas.
Gracias por acompañarme siempre en el blog.
Un beso

Carmen dijo...

Qué cuento tan bonito! Y las imágenes que lo acompañan preciosas. Muchos besos. Felicidades por otra nueva entrada cargada de sentimiento.

Ángel dijo...

Que razón tiene Bucay y cuanto mejor nos iría a todos.... si nos aplicaramos "el cuento".

Montse dijo...

Jorge Bucay...un experto en cuentos, siempre interesantes...y Montse, una experta en darnos a conocer su siempre original manera de ver las cosas con su cámara, que nos suelen pasar desapercibidas sin sus fotos.
..Montse (madre)

Carolina Lobo dijo...

Un cuento muy bonito y unas fotos tan elegantes y delicadas como siempre, qué buen gusto tienes!

montse cf dijo...

Feliz de leer vuestros comentarios!!
Gracias por vuestras visitas!!

Urugallu dijo...

Un blog para admirar y verlo con total dedicacion y por supuesto disfrutarlo Montse. Gracias por tener un poco de mi ahi dentro de el. Besoss