Faros de Asturias y Galicia

26 septiembre 2021





Hace unos días publicaba una ilustración en Instagram en la que había dibujado un faro con su luz y un cielo estrellado. He comentado en muchas ocasiones que desde siempre me han atraído como un imán los faros. Me gusta lo que simbolizan, el lugar estratégico donde están situados, la amplitud del mar, el viento que suele rozar mi cara al visitarlos. 
Así que me pareció una buena idea hacer una pequeña recopilación de los que he visitado en Asturias, mi tierra y en Galicia.
A varios de ellos he ido en repetidas ocasiones,  y los he encontrado con sol, nubes, con bonitos ocasos, en días grises donde se avecinaba tormenta.



El faro de Ribadeo ( Lugo ) se encuentra en Isla Pancha, lugar que recomiendo visitar sin ninguna duda si uno tiene la oportunidad de acercarse por esta zona. Las fotografías que os muestro están hechas en primavera, que es cuando más precioso se puede encontrar ese rincón, si además uno tiene la fortuna de toparse con un cielo azul lleno de formas de nubes, antes de apretar el disparador, ya sabes que tienes la foto.



En Ortigueira, municipio de Coaña, en la margen de la entrada a la ría de Navia, esta es una zona del  occcidente de Asturias, se encuentran dos faros, muy próximos entre si. El faro nuevo de San Agustín que mide unos 20 metros de altura y se construyó en 1973 para sustituir la pequeña baliza que preside el cabo  que aún se conserva.




Yo adoro Galicia, es una zona que he visitado muchas veces a lo largo de los años por motivos diversos, y además tengo grandes amigos allí. Hablar de Galicia para mí y principalmente las Rías Bajas que es la zona que yo  más frecuento, me emociona, porque al ver las imágenes me transportan hasta aquellos lugares. Esa es la magia de la fotografía, como es capaz de trasladarte en el tiempo.

El faro que os muestro a continuación es el Punta Subrido, es el tercero que regula la entrada en la ría de Vigo. Es muy similar a Cabo Home y se distinguen principalmente porque tiene tres alturas en vez de dos.




Pero si hay un faro por excelencia que me enamoró desde la primera vez que vi fotos de él y me sentí muy feliz el día que pude visitarlo, con este cielo azul maravilloso, y para mi un verdadero regalo, fue el faro de Punta Robaleira..
Se encuentra en el ayuntamiento de Cangas ( Pontevedra ) y forma parte de la ruta de los faros de Cabo Home, como ya mencioné anteriormente.
Su forma circular, pequeño en altura y su color peculiar no te deja indiferente. Ahora bien, una vez situado allí, lo que te alcanza a ver la vista, en un día como el que yo tuve la fortuna de visitar es un verdadero sueño.




Ya de nuevo en Asturias, el siguiente faro que os muestro es el San Juan, está situado en el margen oriental de la ría de Avilés.
Desde allí se puede apreciar una de las playas más extensas com es la de  Salinas con sus dunas. Tengo el recuerdo de hacer algún amanecer teniendo el faro como fondo y estar alguna tarde a última hora  donde el día regala esos tonos dorados inconfundibles en una tarde de sol.




Y por último, para no hacer el post muy extenso, la imagen es de un ocaso en el faro de Lastres.  En momentos así sobran las palabras, por eso es tan cierto el refrán. 

Color en el cielo para despedir ese día, y recuerdo que cuando me giré había una luna llena inmensa y brillante a modo de saludo a ese  faro que acababa de iluminarse para señalar su posición. 




Después de hacer esta pequeña recopilación de algunas de mis fotos a algunos faros, me invade la palabra portuguesa SAUDADE.
Quizás sea una de mis palabras preferidas, es un vocablo de difícil definición, una mezcla de varios sentimientos,  para mi el que más se aproxima, no es de tristeza, estaría  más cerca del disfrute de la melancolía.


Gracias por tu visita
💗

"No te olvides que tal vez,
eres el faro✨ en la
tempestad de alguien".



Read More

Cuaderno artesano

19 septiembre 2021

 


Hace muchos años acudí durante varios cursos a clases de encuadernación.
Recuerdo la primera agenda que hice que se la regalé a mi madre y me parecía realmente especial que con hojas, aguja e hilo, cartones y forro para cubrir las tapas, al final quedase aquel cuaderno que estoy segura que mi madre aún conserva. Por esa razón, valoro de forma extraordinaria no solo el proceso de encuadernado, sino cualquier labor artesanal que a partir de una serie de componentes, entusiasmo, paciencia y perseverancia se crean cosas hechas a mano.

Sin duda, el mayor tesoro de aquella época al acudir a clase además de todos los conocimientos adquiridos, fue  mi amistad con Cristina, otra de mis mejores amigas. Ahora por motivos de trabajo estamos separadas por kilómetros, primero viviendo en distintos continentes y ahora aunque algo más cerca, pero en distintas ciudades. No podemos estar todo lo juntas  que quisiéramos a pesar que su casa esta muy cerca de la mía, pero como siempre le digo cuando abro la puerta para recibirla principalmente en verano que es cuando nos reencontramos, el tiempo no pasa entre nosotras...Si lees estas palabras, sabes bien de los que estoy hablando mi querida Cris.




El caso es que a partir de aquella primera agenda, encuaderné fascículos que tenía, para guardarlos de forma ordenada. Y llegaron poco a poco, con el paso del tiempo la elaboración de álbumes de fotos, archivadores, cajas a medida. Comencé con distintos tipos de cosidos, pinté las guardas de mis propios libros, hasta llegar a el trabajo más minucioso que realicé que fue restaurar con piel después de varios años de experiencia un lomo de un libro de principios del siglo pasado de un tio mío que tenía en su poder y estaba una parte bastante deteriorada.




Por esa razón cuando tuve la oportunidad hace un par de semanas de hacerme con este  cuaderno que muestro en las imágenes en cierta manera, nada más verlo me enamoré de él....fue como un flechazo. Sin tenerlo entre las manos imaginé su textura, el olor del cuero, las hojas sin corte de guillotina y un cosido peculiar, que se compone de varios cuadernillos unidos entre si. Me transportó directamente a aquella estupenda época.




El uso que le quiero dar es variado y libre, precisamente para dejar volar mi imaginación. He probado desde la técnica de la acuarela, que aunque el papel es de algodón, al ser artesanal, comprobé que no se mueve los pigmentos  como los de un papel convencional, ( tipo Arches que es el que suelo utilizar ) sino que se comporta más bien como si estuviera pintando con acrílicos. El papel da poco margen para rectificar, pero me gustó mucho su resultado. 
Con acuarela he pintado las hojas del eucalipto que me parecieron buena idea comenzar con ellas y unas hortensias de varios tonos, que justamente puse en la página de al lado, tres flores naturales que había prensando.




He probado con lápices de colores y el resultado  me ha parecido peculiar en cuanto al acabado. Hay que ser prudente con la fuerza que se emplea al pintar, o el agua de la acuarelas  porque sin darte cuenta traslada cierta marca  a la página trasera, a pesar del gramaje del papel. Pero a mi particularmente el hecho de ser artesano, este tipo de imperfecciones me agradan, me resultan, casi podría llegar a decir que van acorde con el propio cuaderno, es como si formaran parte de su personalidad. No tiene por que quedar todo milimétrico. 
Lo que siento es que hay que soltarse un poco, que todo fluya y disfrutarlo desde el minuto uno.


Y finalmente diversas páginas las voy a emplear para poner en práctica algo en lo que soy totalmente nueva como es el Art Journal, donde aquí si que es maravilloso dejar volar la imaginación y crear composiciones que resulten agradables a la vista, que transmitan algo que en ese momento te represente o simplemente buscar la ocasión de estar en algo que no te deje pensar más allá el tipo de washi tape que vas a utilizar o donde colocaría unas bonitas pegatinas de flores. En definitiva crear  con recortes un diario de emociones.


El cuaderno lo he comprado en:  www.miamandarina.es.
El modelo de cuaderno que os muestro es: YAATRA LAMALI con 180 páginas marfil 100% algodón, realizado a mano en India.
Aquí más de información sobre la elaboración de estos cuadernos: https://shop.lamali.com/ 


Gracias por tu visita

💗



"Solo imagina lo precioso
que puede ser arriesgarse y
que todo salga bien".

_ Mario Benedetti _




Read More

Mi herbario

12 septiembre 2021



La semana pasada, en el post anterior, llegué a contar la emoción de ir en busca de flores, por los caminos cercanos a mi casa o en lugares y entornos rurales que frecuento.
Creo que ya resulta emocionante salir con ese objetivo, y con el buen plan de llegar a casa con todo lo que ha llamado mi atención para colocar en la prensa.
Pero si no tienes esta posibilidad, puedes comprar en una floristería un ramo de florinas variadas y así también es una buena manera de comenzar.




Ir descubriendo cada capa, ha sido posiblemente fue el instante que más me emocionó,  ver todo aquello que guardé casi a mitad de agosto y ahora descubro ya seco. 
Así  llegó el momento con delicadeza,  de ir guardando. 
Y de esto quería hablar, en este caso de la foto son pétalos de hortensias, hojas finas y buganvillas. Quedan muy finas. Por eso mi consejo en manipularlo con una pinza y  lentamente separándolas del secante. Algunas están un poco pegadas al papel, como consecuencia de la presión, que sin falta que sea excesiva, si es conveniente que queden apretadas.




Para guardarlo, yo utilizo unas cajas de plástico con departamentos, así voy seleccionando hojas,  pétalos y flores por colores. 
Nada queda entremezclado y a su vez me facilita a vista rápida, lo que quiero utilizar.




Aquí se puede observar la transparencia de pétalos de una buganvilla, de verdad es francamente maravilloso mirarlas así. Es tener la posibilidad y la fortuna de observar cada pequeño detalle.




Y ahora llega otro momento bien interesante,  crear las composiciones.
Se pueden colocar en un marco, un sobre, un libro bonito, hacer marca páginas, usar como soporte  cristal, láminas....aquí de verdad, hay que dejar volar la imaginación a donde te lleve. 
Estos son trabajos de paciencia, para días  con calma y en momentos de tranquilidad 




Si me gusta ver las hortensias en la tierra plantadas, y me siguen encantando en un jarrón adornando cualquier rincón de mi casa.... ver los pétalos prensados, pasaron a ser otra forma de mis preferidas, que abre un mundo nuevo de posibilidades.




Me pareció buena idea formar preparar algo con un bastidor que tenía en casa.
Y busqué entre mis telas de patchwork como fondo, para que quedase un resultado final, semejante al de un bordado. 
En estos casos, mi mejor consejo, es no utilizar la improvisación, quiero decir, es importante saber el lugar donde va a ocupar cada elemento porque el margen de corregirlo, una vez que lo pegas, ya es casi imposible moverlo sin que se rompa la flor o las hojas. 
Así que primero creé la composición, encima de una folio del tamaño que iba a utilizar, (este bastidor mide tan sólo 12 cm), una buena idea es hacer una foto, así no se despista ningún detalle   y luego llega el momento de ir pegando. 
 



Las composiciones que fui creando en papel, están en un cuaderno. Un cuaderno que mi comadre  y una de mis mejores amigas, me regaló cuando supo que quería colocar en un lugar especial flores y poesía. 


Como anécdota, contar que siempre he prensado flores entre libros, de hecho sigo haciéndolo, y que curioso volver a ver hace unos días, en un libro especial, las flores que lleve en el pelo, el día que me casé.



Gracias por tu visita
💗




"Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.
Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú.
Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú.
Sé tú el que aparta la piedra del camino".

_ Gabriela Mistral _




Read More

Recolectando flores silvestres

05 septiembre 2021




Vivir en el campo para mi, tiene muchas cosas positivas, una de ellas es estar alejado de calles, edificios y coches que transitan de un lado para otro. La naturaleza rodea y regala de forma generosa su olor, color, tranquilidad con sonidos extraordinarios. 
Por eso la entrada de hoy voy a llevaros directamente a dar un paseo conmigo y recolectar algunas flores silvestres....me acompañas???




Algo que me siempre llama mi atención, son las luces y sombras que proyecta la luz al colarse entre las ramas de los árboles. Suelo fijarme mucho en ese tipo de figuras que se forman en el suelo, pero no por ello me despisto, en la forma de las nubes, que la mayoría de las veces me parecen bien originales. 
Conclusión...no solo tenemos que mirar al frente....hay que procurar no perderse esos pequeños detalles que están a nuestro alrededor.




Esta tarde en concreto de las fotografías, me acompañó mi madre, estupenda compañía para dar un paseo, y estamos muy cerca de mi casa ....tan cerca que al ver las imágenes yo misma quedé gratamente sorprendida de la proximidad pareciendo que estábamos envueltas en un bosque.
Llevé una cesta de mimbre, mientras iba con delicadeza cortando y guardando las hojas y flores variadas.
Cuando llegamos a casa y las extendí, quedé observando todo lo recogido, porque no fui consciente de tanta variedad que había encontrado.




Para secar flores, no soy una gran experta, siempre había prensado flores en libros en muchas ocasiones,  pero nunca lo había preparado con una prensa. Como ya expliqué en un post anterior, son varias capas entre papel secante y cartón donde de forma cuidadosa se van colocando. 
Hay que procurar no escoger tallos muy gruesos, pero de igual manera, vigilar todo aquello que es muy fino, porque pierde pronto la humedad. 
Por eso conveniente ir echando un vistazo al proceso de vez en cuando. 
Las he dejado tres semanas, y las revisé al menos tres o cuatro veces.
En la siguiente foto, es como coloqué alguna de las capas.


01.08.2021


Pasados los 21 días, llega el momento mágico✨.
Fui poco a poco descubriendo lo que yo considero casi un tesoro. 
Había preparado al menos 8 capas, lo cual es espacio suficiente para poder tener bastantes flores y hojas de un tamaño mediano. 
Cuando llegó el momento de trasladarla, utilicé unas pinzas para cogerlas, y las pasé a un lugar donde se puedan conservarlas.

Pero para no lo hacer tan largo este post, en una nueva ocasión voy a enseñar donde lo tengo recogido y ordenado para que no se mezclen todas entre si y puedan quebrarse. 
Así, como lo que voy a ir creando con ellas. Sinceramente a poco que a uno le guste, el resultado es bien especial.

21.08.21


Gracias por acompañarme en este paseo virtual, donde hemos podido respirar aire fresco y puro, compartiendo algo tan sencillo, que puede ofrecer como resultado un ramillete de emociones que no tiene precio.


Gracias por tu visita

💗



"Para hacer una pradera es necesario
un trébol y una abeja.....
un trébol y una abeja.
Y un ensueño.
Bastará solo con el ensueño,
si abejas hay pocas."

Emily Dickinson

Read More

Comer saludable

Desde siempre he tratado de cuidar mi alimentación, con los años aún reviso y programo con coherencia lo que quiero comer. ...